Inicio / Indignación de la comunidad ante el llamamiento de una instructora universitaria “no binaria” a desestigmatizar la pedofilia

Indignación de la comunidad ante el llamamiento de una instructora universitaria “no binaria” a desestigmatizar la pedofilia

Traducimos la noticia “Non-Binary university instructor calls to desestigmatize pedophilia” que ha publicado el medio feminista 4W, cuyo original podéis encontrar aquí.

Una profesora asistente de la Universidad Old Dominion ha apoyado la “desestigmatización” de la pedofilia, o, como ella lo llama, “atracción por menores”.

Allyn Walker, una transexual de mujer a hombre que se identifica como no binaria, se sentó para una entrevista con el ahora infame grupo activista Prostasia, una organización que muchos han llamado “pro-pedófila” por sus posturas sobre la legalización de las muñecas sexuales con apariencia de niñas y comparar rutinariamente la pedofilia con una orientación sexual.

Walker es profesora asistente de sociología y justicia penal en la Universidad Old Dominion en Norfolk, Virginia, y recientemente ha publicado un libro titulado “Una sombra larga y oscura: las personas atraídas por los menores y su búsqueda de la dignidad”.




“Pienso que la socialmente pensamos que el estigma contra las personas atraídas por niños tiene el propósito de protegerlos porque no comprendemos totalmente las diferencias entre éstos y los pedófilos. Dicho de otro modo, tenemos una confusión entre la atracción y el comportamiento criminal”

En la entrevista, Walker afirma que usa el término MAP (en inglés, acrónimo que significa personas atraídas por menores) debido a la consideración por los sentimientos de los pedófilos, señala: “Creo que es importante usar una terminología para los grupos que los miembros de esa comunidad quieran que sea usada por otros en referencia a ellos”. Continúa afirmando que “los grupos de defensa de MAP como B4U-Act han abogado por el uso del término, y lo han defendido principalmente porque es menos estigmatizante que otros términos como pedófilo”.

4W ha cubierto anteriormente el grupo B4U-Act, que fue fundado por el violador convicto de múltiples niños Michael Melsheimer con el propósito explícito de normalizar la pedofilia y distraer la atención de los esfuerzos de prevención. En palabras del propio Melsheimer, quería asegurarse de que la Ley B4U nunca se asociara con la “prevención de delitos”.
Melsheimer murió en 2010, pero se le considera un miembro respetado de la “Boy Love Community” (una organización que defiende las relaciones sexuales entre varones homosexuales adultos y chicos jóvenes adolescentes)  hasta el día de hoy.
Si bien Walker inicialmente señala en la entrevista que no busca responder la pregunta de si la pedofilia es una orientación sexual o no, sus comentarios posteriores sugieren que la ubica en un espectro similar.

“… por un lado, el hecho de que alguien se sienta atraído por los niños no significa que nunca se sentirá atraído por los adultos también, o incluso que su atracción por los niños persistirá durante toda su vida”. Ella dice, y de inmediato continúa diciendo: “La sexualidad puede ser fluida, y hay muchos MAP que tienen una variedad de atracciones tanto para niños como para adultos”.

En otro momento de la entrevista, Walker afirma que “siente una especie de empatía” con los pedófilos porque se identifica como queer.

“Aunque no soy una MAP, yo misma soy queer, por lo que yo también he pasado por experiencias y me he dado cuenta de que tengo atracciones que muchas personas no entenderían y que algunas personas encuentran inmorales. Y esas experiencias realmente han moldeado en quién me he convertido. Entonces, en cierto modo, me identifico con esas experiencias y quería aprender más”.

Prostasia ha sido objeto de críticas varias veces en el pasado por sus campañas dirigidas a luchar contra las leyes de protección infantil, así como por organizar a los delincuentes sexuales infantiles registrados para manifestarse contra los registros de delincuentes sexuales. Más recientemente, la organización volvió a ser el centro de atención después de que el escritor de New Republic, Noah Berlatsky, fuera contratado para ser su líder de comunicaciones.

Berlatsky había sorprendido anteriormente después de escribir un artículo titulado “La mayor amenaza de los trabajadores sexuales infantiles: la policía” en el que lamentaba el trato de los agentes de policía a los “niños involucrados en el sexo de supervivencia”.

En 2017, Berlatsky tuiteó que “los pedófilos son esencialmente un grupo estigmatizado”.

En la entrevista de Prostasia, Walker dice que cree que el estigma contra los pedófilos es un “gran problema” que hará que sea más difícil prevenir o identificar el abuso sexual infantil.


Según la actualización facilitada por el mismo medio, el presidente de la Universidad Old Dominion, Brian O. Hemphill, ha puesto a Allyn Walker en  excedencia. En la actualización dicen:  

“En un correo electrónico enviado recientemente a la comunidad ODU, Hemphill afirma que “muchas personas han compartido conmigo la opinión de que la frase ‘personas atraídas por menores’ es inapropiada y no debe utilizarse como eufemismo para un comportamiento que es ilegal, moralmente inaceptable, y profundamente dañino. Es importante llamar a la pedofilia por lo que es. Como padre, estoy preocupado por esta narrativa y sus consecuencias posteriores para mis hijos y la de las generaciones futuras”.

Continúa señalando que su responsabilidad es la “seguridad de todas y todos los asociados con el campus” y que, como resultado, ha puesto a Allyn Walker en excedencia. Hemphill señala que el campus se ha visto asediado por “interrupciones” y “amenazas” en los últimos días debido a que la entrevista de Walker se volvió viral.

Este episodio muestra claramente de qué forma la teoría queer es contraria a la perspectiva feminista, ya que despolitiza la sexualidad mientras que la feminismo siempre la politiza.

Despolitizando la sexualidad, cualquier gusto o deseo sexual se convierte en la base de “identidades” oprimidas por la normatividad social. 

Esto es lo contrario de lo que ha teorizado el feminismo en su segunda ola, dónde las relaciones sexuales entre hombres y mujeres y las teorías de la sexología sobre las “orientaciones sexuales” y la supuesta “revolución sexual”  fueron analizadas desde una perspectiva política, revelando de qué forma la sexualidad no era ajena a ella, sino que era la base de una política sexual que mantiene la subordinación de las mujeres. 

Está documentado históricamente cómo el movimiento pro-pedófilo se apropió del discurso de liberación sexual de las mujeres para aplicarlo a una supuesta “liberación sexual de los menores” dónde los pedófilos no eran más que compasivas personas que atendían las necesidades sexuales no atendidas y rechazadas por la sociedad de los niños. 

Ese movimiento, que buscaba rebajar o abolir la edad de consentimiento sexual en los menores, se encontró de frente con la oposición de las mujeres feministas. Hoy en día, la historia se repite, pero esta vez como vemos en esta noticia, el movimiento pro-pedófilo busca legitimarse a través del discurso de la “orientación sexual”, es decir, el discurso de las atracciones innatas. 

Una vez más, las feministas tenemos que recurrir a nuestra genealogía y recordar que el supuesto innatismo de las orientaciones sexuales fue una estrategia política de los hombres gay, no de las lesbianas y que tenía un objetivo muy claro: conseguir la compasión social para ser aceptados sin perder sus privilegios de hombre.

De igual forma hoy no podemos dejar que los discursos esencialistas (de la identidad de género y de las orientaciones sexuales) nos impidan seguir defendiendo los derechos de mujeres y niños y niñas a una vida libre de violencia.

Firma la Declaración