Inicio / Un banco cancela la cuenta de una organización feminista holandesa por “transfobia”

Un banco cancela la cuenta de una organización feminista holandesa por “transfobia”

Se ha producido un lamentable caso de censura que queremos visibilizar desde WHRC. Se trata de la cancelación sufrida por una organización feminista holandesa, a manos de su entidad bancaria, por su activismo crítico con el género.

Para ello, traducimos la noticia que ha publicado el medio feminista 4W, cuyo original podéis encontrar aquí:

“El 3 de noviembre de 2021, una miembro de la organización feminista holandesa Voorzij [Para ella], que tiene acceso a la aplicación de la cuenta bancaria de la fundación con un banco llamado Bunq, abrió la aplicación de la fundación y la encontró cerrada. Luego descubrió un mensaje en la sección “Anuncios”. Cuando lo abrió, pudo ver una declaración similar a: “Estamos cerrando su cuenta bancaria. Sus actividades no coinciden con lo que representamos como empresa”.

Confundida y alarmada, llamó a otras miembros de la fundación para contarles la noticia y hacer una denuncia al banco, etiquetándolos en Twitter para exigir una explicación, ya que no hubo comunicación previa sobre el cierre de la cuenta bancaria. “Sin correo, solo un mensaje en la aplicación debajo de ‘anuncios’”, explicó la presidenta Caroline Franssen en exclusiva a 4W.

Después de que las partidarias de Stichting Voorzij protestaron en las redes sociales, Bunq tuiteó a la cuenta de Voorzij con un escalofriante hilo de tres tweets, diciendo que eran “firmes defensores de los derechos humanos” y que “creen en el poder de la diversidad”. Más adelante en el hilo, Bunq afirma que la Fundación Voorzij no “respalda estos valores”. Según la Fundación Voorzij, Bunq afirma que el grupo discrimina a los hombres que dicen ser mujeres porque no “consideran a las mujeres trans como a las mujeres”.

“Estaremos encantados de apoyar a organizaciones feministas, pero no toleramos discriminación contra las mujeres trans”, concluye el hilo de Bunq [que reproducimos a continuación:]

“Somos fuertes defensores de los derechos humanos y estamos comprometidos con un tratamiento igualitario, igualdad de oportunidades e igualdad de derechos para todas las personas. Creemos en el poder de la diversidad y no toleraremos ninguna discriminación. 1/3”

“Vuestra organización no se posiciona con estos valores, lo cual contrasta con lo que bunq es y representa. A la vista de esto y debido a quejas que hemos recibido en relación a actividades vuestras, nos hemos reservado el derecho a finalizar el acuerdo contractual con vosotras. 2/3”

“Estaremos encantados de apoyar a organizaciones feministas, pero no toleramos discriminación contra mujeres trans. 3/3”

“El banco cree que la fundación discrimina a las mujeres trans al no defender sus intereses”, dice el comunicado de prensa de Voorzij, amablemente traducido al inglés cuando el grupo fue contactado por 4W para su artículo. Este comunicado, denominado “Inaceptable: BUNQ cancela cuenta bancaria feminista – Fundación Voorzij: la libertad de expresión está en juego” afirma que la fundación fue creada para defender los intereses de las mujeres. Stiching Voorzij estableció en su declaración lo que significa para la fundación el cierre de su cuenta bancaria sin previo aviso y cómo afectará al grupo:

“Como base, una cuenta bancaria es fundamental. Después de todo, necesitamos dinero para mantener nuestro sitio web y organizar actividades. Así que no solo estamos silenciadas, es imposible que funcionemos “. Según su declaración, a las mujeres ni siquiera se les permitió tener su propia cuenta bancaria en los Países Bajos hasta 1956. “En 2021”, dice la declaración, “las mujeres perderán su derecho a tener cuenta bancaria propia por defender los intereses de las mujeres”.

La fundación ahora tomará más medidas para impugnar esta decisión arbitraria. “Stichting Voorzij va a presentar una objeción contra la cancelación de la cuenta bancaria con Bunq ante el Financial Services Complaints Institute”, concluye el comunicado.

Esta no es la primera vez que la Fundación Voorzij fue atacada por el lobby trans, según Caroline Franssen, la presidenta del grupo. Al igual que la feminista canadiense Megham Murphy y muchas otras mujeres feministas antes que ella, Caroline fue expulsada de Twitter en febrero de 2021.

“La razón alegada por Twitter para suspender la cuenta es que no cumplimos con sus reglas. Twitter ahora clasifica la defensa de los derechos de las mujeres como ‘discurso de odio’”, dijo en otra declaración publicada en el momento de su expulsión de Twitter, que ha estado pidiendo que se restablezca“ regularmente ”, dice Caroline. La cuenta de Franssen tenía más de 10.000 seguidores cuando fue suspendida permanentemente. Al mismo tiempo, la cuenta de Twitter de Voorzij también fue atacada después de haber sido denunciada por “discurso de odio” y fue bloqueada y no pudo interactuar con sus seguidores durante varias semanas.

“Voorzij hace campaña activamente por la preservación de los derechos de las mujeres”, dijo Caroline. Ella dice que el grupo ha existido durante algunos años antes de convertirse en una fundación hace dos años, y que es el único grupo feminista en su país que no dice que “las mujeres trans son mujeres”.

Caroline expresó un profundo pesar por esta situación: “No hemos tenido mucho tiempo para escribir artículos sobre gestación subrogada y prostitución y violencia contra las mujeres”, dice, debido a los constantes ataques e informes sobre su trabajo por parte de los activistas trans. El mismo banco Bunq reveló que esta era la razón por la que habían rescindido su acuerdo contractual con Voorzij, diciendo que la cuenta se cerró “debido a las quejas que hemos recibido sobre sus actividades”, por ejemplo, diciendo que “la gente realmente no puede cambiar de sexo”.

Caroline cree que su suspensión de Twitter se produjo “exactamente en el momento en que la fundación estaba ocupada con una campaña en torno a las elecciones” en su país, lo que le resulta muy sospechoso. Según la mujer al frente de Voorzij, a todos los líderes del partido se les preguntó en las redes sociales durante la campaña electoral “si pensaban que una mujer podría negarse a ser registrada por un “oficial de policía varón identificado como trans”.

“La mayoría de los partidos políticos consideran que un hombre que se considera mujer es tan mujer como una mujer”, escribió Franssen en el sitio web Voorzij cuando fue suspendida de Twitter. Las consecuencias de la desaparición del significado de la palabra mujer será dura para las mujeres, dice Caroline. Ella continúa:

“Las mujeres ya no tendrán derecho a provisiones únicamente para mujeres biológicas. Los refugios para mujeres y las cárceles para mujeres serán, de facto, espacios mixtos. Y, por lo tanto, puede volverse inseguros para la integridad física y sexual de las mujeres”.

Irónicamente, la primera afirmación de Bunq encontrada en una búsqueda de Google es “El futuro exige bancos que sean sostenibles de tantas formas como sea posible. Somos el único banco del mundo que le permite elegir cómo se invierte su dinero ”, y se llama a sí mismo “el banco de las personas libres”.


Desde WHRC España, animamos a colaborar en la recogida de fondos que la organización feminista Voorzij ha iniciado para poder financiar su proceso legal contra la cancelación de la cuenta bancaria de Bunq ante el Instituto holandés para Reclamaciones de Servicios Financieros. Puedes colaborar a través de su cuenta de PayPal.

Es de destacar que esta es la segunda campaña de recogida de fondos que inicia la organización Voorzij, ya que la primera iniciada vía GoFundMe ha sido cancelada por esta plataforma, con la misma acosación espuria de “odio”.

Consideramos que esta noticia demuestra la fuerza del lobby transgenerista y su capacidad de cancelación del pensamiento crítico feminista, ya que, por ejemplo, en contraste, ni este ni ningún banco ha cancelado jamás la cuenta a clientes violadores o feminicidas reconocidos y probados. Esos clientes, al parecer, no suponen un problema para ninguna entidad. 

En este caso de cancelación, no solamente se vulnera la libertad de expresión, sino también la libertad de asociación y de participación política de esta organización feminista. 

En España, este discurso de odio hacia las mujeres y esta cancelación autoritaria de la libertad ideológica y de expresión ya se está dando y puede ser ratificada por ley si se aprueba el Anteproyecto de Ley para la Igualdad Real y Efectiva de las Personas Trans y LGTBI. Dicho anteproyecto de ley impone sanciones económicas para los discursos críticos con la ideología de la identidad de género, además de regular la autodeterminación del sexo registral sin más requisito que la mera declaración personal, como se puede comprobar en las alegaciones que presentamos ante dicho Anteproyecto.

Firma la Declaración